Presa Valsequillo – Lo que la sequía representa para la calidad del agua de riego

Autoras: Andrea Arredondo Navarro, Estefanía Martínez Tavera, Deborah Xanat Flores Cervantes

 

La presa Manuel Ávila Camacho (Presa Valsequillo) fue designada, en 2012, como Humedal de Importancia Internacional (sitio Ramsar no. 2027) y Área Natural Protegida de Jurisdicción Estatal “Humedal de Valsequillo”, debido a que la habitan diversas aves protegidas, tanto residentes como migratorias. Además, representa el hogar de 21 especies de reptiles, 15 especies de mamíferos, ocho especies de anfibios y de dos especies de peces (Berumen-Solórzano, y otros, 2015). Este humedal artificial también se utiliza como centro recreativo y turístico en el cual extranjeros y locales realizan recorridos en lancha, retiros en fincas, cabañas y lugares de descanso los fines de semana.

Sin embargo, el objetivo principal de la presa es suministrar agua al Distrito de Riego 030 (DR30) que abarca parte de los valles de Tecamachalco, Tlacotepec y Tehuacán, río abajo del embalse. En 2020, este distrito de riego permitió producir más de 500 mil toneladas de alimentos (maíz, frijol, alfalfa, sorgo y chile), que representaron una ganancia de 940 millones de pesos para las comunidades que lo conforman (CONAGUA, 2022b).

Como paréntesis, la información reportada en un “Comunicado de Prensa” de la CONAGUA sobre la cantidad de agua abastecida al DR30 en el año 2022, es errónea. Reportan más de 250 mil millones de metros cúbicos, cuando la capacidad del embalse era de poco más de 300 millones de metros cúbicos en 1978 (reportan casi mil veces más de lo que se otorgó en realidad) (CONAGUA, 2022a). Con los porcentajes reportados de capacidad, en el presente escrito se suponen los valores reales de agua abastecida para 2022, aunque es muy probable que estos sean menores. Para conocer valores de los volúmenes asignados al DR30 y otros distritos de riego consultar el REPDA (CONAGUA (REPDA), 2022).

Para proveer de manera óptima el agua de riego, cada año se abren las compuertas de la presa en tres ocasiones de acuerdo con los ciclos de cultivo. La primera sucede entre marzo y abril, la segunda entre mayo y junio, y la tercera en julio. Este año (2022) la última apertura de compuertas se realizó en julio para poder cumplir con los presuntos 250 millones de metros cúbicos autorizados para riego en 2022 (CONAGUA, 2022a).

Lo anterior generó una reducción de un 88% a un 20% de la capacidad del embalse, dejándolo con el nivel más bajo en los últimos diez años. Usualmente, la recuperación del nivel de la presa suele llevarse a cabo entre los meses de julio y octubre, que representan la temporada de lluvias en la zona (Cruz-Cortés, 2022). Pero como en muchas otras partes del país, los niveles de sequía que van de “Anormalmente seco D0” a “Sequia moderada D1” en la cuenca, han generado una disminución inusual en la precipitación (CONAGUA, 2022c). Por lo anteriormente expuesto, resulta difícil que en solo dos meses se recuperen los supuestos 250 millones de metros cúbicos de agua necesarios para el riego de la siguiente temporada de cultivo que comienza en marzo.

Esto puede afectar en un futuro cercano a las miles de personas que dependen del DR30 para subsistir, la economía de los municipios que lo comprenden y al estado. Sin embargo, actualmente el bajo nivel del embalse está perjudicando a sus habitantes aledaños, ya que generó la dificultad de tránsito entre cinco comunidades y la capital poblana que se conectan a través de un transbordador denominado “La panga” (Cuaya , 2022). Además de su exposición a los sedimentos altamente contaminados que normalmente están cubiertos debido al nivel de agua.

Imagen por Andrea Arredondo, Presa Valsequillo (agosto, 2022)

 

Es importante recordar que la presa se alimenta del segundo río más contaminado del país (Mora, y otros, 2021). Por lo que otro efecto, al cual no se le está dando la atención merecida y que resulta relevante a corto y largo plazo, es el que el agua con contaminación concentrada puede tener en la salud de los habitantes, animales y cultivos de la zona. Ya que el agua superficial y media con la mejor calidad fue destinada al DR30 y la restante presenta generación de metano (señal evidente de contaminación).

Normalmente el lirio (consorcio de macrofitas) y fenómenos como la sedimentación y la dilución permiten tener una calidad de agua “aceptable” para riego en la presa (Ayala-Osorio, González-Contreras, Santamería-Juárez, & Silva-Gómez, 2015; Tabla-Hernéndez, 2019). Pero al reducir de manera histórica su volumen, fenómenos como la mezcla de los sedimentos (donde se acumulan contaminantes pesados como metales y otros) con el agua y la muerte de una gran parte del consorcio de macrofitas (que permite la depuración del río antes de entrar a la presa), provocan que la calidad del agua se deteriore y comprometa la salud de miles de personas y animales.

Para poner un ejemplo de algún parámetro que represente la calidad del cuerpo de agua, medido antes y después de la apertura de compuertas de junio y julio de 2022, se hablará del oxígeno disuelto (OD). El OD, como su nombre lo indica representa la concentración de oxígeno disuelto en el agua. Los cuerpos de agua reciben oxígeno de la atmosfera y de plantas acuáticas. Su monitoreo es esencial ya que los organismos acuáticos lo necesitan para vivir. La concentración necesaria para el soporte de la vida depende de la especie en cuestión, ya que algunas requieren altos niveles para sobrevivir (como la mosca de piedra o la trucha) y otras no tan altos (como el bagre, los gusanos y las libélulas). Por lo general, los niveles de OD menores a 3 mg/L son preocupantes y las aguas con niveles inferiores a 1 mg/L se consideran hipóxicas y normalmente carentes de vida (EPA, 2021).

Dicho lo anterior, en abril de 2022 (antes de la apertura de compuertas) se tomaron medidas “in situ” del agua de la Presa Valsequillo y en un sitio cercano a las compuertas el nivel máximo de OD fue de 10 mg/L. Esta concentración permite la vida de diversas especies y puede considerarse como un nivel bueno de OD en el agua. Mientras que la medición de OD tomada en agosto de 2022 (después de que se presentaran niveles inusualmente bajos en la presa) fue de 3.3 mg/L en el mismo sitio y a la misma profundidad (Datos propios), concentración que dificulta la vida acuática. Además, en abril no se encontraron zonas hipóxicas (lo cual demuestra una calidad de agua aceptable), pero en agosto se encontraron 11 sitios sin oxígeno de los 30 estudiados (6 sitios a 3 profundidades distintas y un sitio a once profundidades para realizar el perfil de profundidades).

La gran diferencia observada en este parámetro (OD) y en otros nos lleva a suponer que si el nivel del embalse no se reestablece a su nivel anterior (mínimo 88% de la capacidad), es probable que el agua que llegue a los cultivos tenga una calidad mucho menor que la del presente año, lo que pone en riesgo las cosechas, la salud y la economía de los habitantes del DR30.

Lo expuesto en esta nota muestra que la gestión del agua en nuestro municipio y estado deberá integrar acciones eficaces y eficientes si queremos promover un desarrollo sostenible en la región, incluyente y para todos.  Debemos aprender de lo que está sucediendo en otros estados y países. La seguridad hídrica no solo obedece a la cantidad sino también a la calidad, no son temas independientes y la gestión debe velar por ella.

 

Referencias

Ayala-Osorio, A., González-Contreras, S., Santamería-Juárez, J., & Silva-Gómez, S. (2015). Calidad fisicoquímica del agua del distrito de riego 030 “Valsequillo” para reigo agrícola. Revista Iberoamericana de Producción Académica y Gestión Educativa. Obtenido de https://agua.org.mx/wp-content/uploads/2020/03/Calidad-fisicoqu%C3%ADmica-del-agua-del-distrito-de-riego-030-%E2%80%9CValsequillo%E2%80%9D-para-riego-agr%C3%ADcola.pdf

Berumen-Solórzano, A., Maimone-Celorio, M., Villordo-Galván, J., Olivera-Ávila, C., Gaspariano-Martínez, E., & González-Oreja , J. (2015). Nuevos registros de aves acuáticas en la Presa de Valsequillo, Puebla. Revista Mexicana de Ornitología. Obtenido de https://www.redalyc.org/journal/756/75643504013/html/#:~:text=Valsequillo%20fue%20designado%20sitio%20Ramsar,finalmente%20porque%20se%20han%20observado

CONAGUA (REPDA). (17 de Agosto de 2022). Consulta a la base de datos del REPDA. Obtenido de Registro Público de Derechos de Agua: https://app.conagua.gob.mx/ConsultaRepda.aspx

CONAGUA. (2022). Concluye satisfactoriamente el Ciclo Agrícola 2022 en el Distrito de Riego 030 Valsequillo, en Puebla. Comunicado de Prensa 0002-22. Puebla.

CONAGUA. (12 de Agosto de 2022). Estadísticas agrícolas de los distritos de riego. Obtenido de Comsión Nacional del agua-Documentos: https://www.gob.mx/conagua/documentos/estadisticas-agricolas-de-los-distritos-de-riego

CONAGUA. (08 de Agosto de 2022). Monitor de Sequía en México (MSM). Obtenido de https://smn.conagua.gob.mx: https://smn.conagua.gob.mx/es/climatologia/monitor-de-sequia/monitor-de-sequia-en-mexico

Cruz-Cortés, D. (3 de Agosto de 2022). Cultivos están en riesgo por la falta de agua en la presa de Valsequillo. El Sol de Puebla. Obtenido de https://www.elsoldepuebla.com.mx/local/cultivos-estan-en-riesgo-por-la-falta-de-agua-en-la-presa-de-valsequillo-8684341.html

Cuaya , M. (3 de Agosto de 2022). Sequía en la presa Valsequillo incomunica a cinco comunidades de Puebla. El Sol de México. Obtenido de https://www.elsoldemexico.com.mx/republica/sociedad/sequia-en-la-presa-valsequillo-incomunica-a-cinco-comunidades-de-puebla-8684486.html

EPA. (2021). What is dissolved oxygen? Obtenido de National Aquatic Resourse Surveys: https://www.epa.gov/national-aquatic-resource-surveys/indicators-dissolved-oxygen#:~:text=Dissolved%20oxygen%20(DO)%20is%20the,of%20a%20pond%20or%20lake

Mora, A., García-Gamboa, M., Sánchez-Luna, M., Gloria-García, L., Cervantes-Avilés, P., & Mahlknecht, J. (2021). A review of the current environmental status and human health implications of one of the most polluted rivers of Mexico: The Atoyac River. Science of the Total Environment. doi:10.1016/j.scitotenv.2021.146788

Tabla-Hernéndez, J. (2019). «Estudio de la optimización del proceso de biofiltración en la presa Valsequillo, Puebla, México para la restauración parcial del Paisaje de la zona. Instituto Politécicno Nacional.

Sígueme